lunes, 23 de marzo de 2020

[Lectura] “Buenos presagios” —Neil Gaiman & Terry Pratchett

Buenos presagios - Neil Gaiman & Terry Pratchett
Título: Buenos presagios: las buenas y acertadas profecías de Agnes la Chalada, bruja.
Título original: Good Omens: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter, Witch.
Autores: Neil Gaiman, Terry Pratchett.
Publicación: 1990.
País: Reino Unido.
Páginas: 491.
Géneros: Novela, fantasía, humor.

«Many people, meeting Aziraphale for the first time, formed three impressions: that he was English, that he was intelligent, and that he was gayer than a tree full of monkeys on nitrous oxide. Two of these were wrong; Heaven is not in England, whatever certain poets may have thought, and angels are sexless unless they really want to make an effort. But he was intelligent. And it was an angelic intelligence which, while not being particularly higher than human intelligence, is much broader and has the advantage of having thousands of years of practice.»

El Armagedón es inminente y el mundo se ha convertido en un lugar mucho más caótico y absurdo de lo habitual, lo que no es poco decir. Contra las fuerzas que impulsan el fin de la Tierra y la humanidad, veremos trabajar juntos a nuestros protagonistas de esta historia: el ángel Aziraphale y el demonio Crowley. En el medio estarán involucrados también el Anticristo y su grupo de amigos (niños de 11 años), brujas y cazadores de brujas, las altas esferas del Cielo y el Infierno, y los jinetes (o mejor dicho, los motoqueros) del Apocalipsis.

Esta será una reseña doble, porque hablaré tanto del libro como de su más reciente adaptación (la serie Good Omens de 2019). Es que en mi cabeza ambas versiones de la historia se complementan muy bien y me resulta muy difícil hablar de una sin la otra. De por sí, y tal vez porque la mayor parte de mi vida viví en un frasco de mermelada en lo que se refiere a conocer sobre literatura en inglés, supe de la existencia del libro luego de ver que mucha gente de mis círculos estaba hablando de la serie.

A Good Omens llegué por mera curiosidad, porque eran las personas “indicadas” las que no paraban de aludir a Crowley y Aziraphale, esas personas que por diversas razones admiro y confío en su criterio. Recuerdo que cuando empecé a ver la serie me pregunté “¿Qué diantres estoy mirando?”. Hasta que sonó Queen y apareció el Bentley, el auto de Crowley. Entonces me supe afortunado por haber entrado en esto. Más aún cuando vemos por primera vez a Aziraphale en su particular librería, escuchando ese Quinteto de cuerdas en do mayor de Franz Schubert que tanto me gusta. Ahí toqué el cielo con las manos, después de haberme prendido fuego con Bohemian Rhapsody. “Esta serie lo tiene todo”, recuerdo que pensé.

Después de ver la serie no podía quedarme solo con eso, así que busqué el libro. Lamentablemente en Uruguay es imposible conseguirlo impreso, menos en español. Tuve que recurrir al ebook. Estoy deseando que vuelva a estar disponible en español por acá, me parece una falta de visión enorme que el libro no esté disponible justo ahora que salió la serie. Y bueno, lo necesito en mi biblioteca como he necesitado pocos libros en mi vida.

Neil Gaiman & Terry Pratchett
Neil Gaiman & Terry Pratchett

Nunca había leído a Neil Gaiman ni a Terry Pratchett, así que con este libro los conocí. Mi siguiente objetivo es conocer a cada autor por separado, leer algo de cada uno, creo que me dará una perspectiva diferente si algún día vuelvo a leer este libro (lo que es probable que ocurra). Además hay que tener en cuenta que Buenos presagios es de 1990, cuando ambos autores estaban en las etapas iniciales de sus carreras como escritores. Si así empezaron, seguro me encantará leer cosas más nuevas de ellos.

Hablando del libro en sí, tenemos una situación bíblica tratada desde la sátira. No recuerdo que otro libro me haya hecho reír en voz alta mientras lo leía en el transporte público. Las notas al pie son una joya, amé cada una de ellas, nunca había visto ese recurso humorístico antes. Lo interesante es que, entre risa y risa, encontramos críticas sociales que, 30 años después de la publicación de la obra, están más vigentes que nunca. En términos globales, el libro me pareció maravilloso.

El estilo narrativo acompaña el absurdo, el caos y la fantasía de la trama. Por un lado la estructura fragmentada presenta en simultáneo una cantidad de eventos que se interrumpen entre sí. Tengamos en cuenta que la narradora de esta historia es Dios, y bueno, me parece razonable que su omnipresencia no sea fácil de interpretar para nosotros los simples mortales. Por otro lado las imágenes utilizadas para las descripciones de fenómenos imposibles muchas veces resultan igual de mágicas que los hechos en sí, lo que crea una atmósfera que invita al lector a entregarse a creer lo que venga.

Dicho todo esto, me queda por comentar el que creo que es el punto más fuerte del libro, que son los personajes en sí. Todos muy bien construidos, y sobre todo muy carismáticos y entrañables. Es imposible no quererlos, especialmente a los protagonistas, Crowley y Aziraphale. Ellos dos en particular se han convertido en mis dos personajes ficticios favoritos (más adelante tendré que dedicar alguna entrada a hablar del nivel de identificación que tengo con Aziraphale y todo lo que eso significó para mí).

Good Omens
Michael Sheen como Aziraphale y David Tennant como Crowley
en la serie “Good Omens” de Amazon (2019)

La serie Good Omens son apenas seis episodios de una hora, los cuales he de reconocer que ya he visto casi unas diez veces (¿Obsesionado, yo?). Era el deseo de Terry Pratchett, quien falleció en 2015, que existiera una adaptación así de la obra. Lamentablemente nunca llegó a verla, creo que le habría encantado. El mismo Neil Gaiman estuvo muy involucrado con la realización de la misma, como guionista y productor. El resultado es inmejorable.

En la serie se conserva y explota muy bien el humor del libro, y las particularidades de su estilo narrativo. Pero hay diferencias. Según comentó Gaiman, había conversado con Pratchett en el pasado sobre una posible continuación del libro, y habían barajado algunas ideas. Dado que nunca se llegó a concretar, decidió aprovechar esas ideas para introducir algunos cambios en la trama al hacer la serie. No son grandes cambios, pero considero que lograron que me pase con Buenos presagios algo que jamás me había pasado antes: la adaptación me gustó más que el libro.

De por sí, uno de los cambios más obvios es que, si el libro se centraba más en el demonio Crowley como protagonista principal, en la serie se le da más profundidad al ángel Aziraphale (lo cual me compra por completo porque como ya comenté, es mi personaje de ficción preferido), quedando ambos más emparejados. Por cierto, y tengo que decirlo, qué excelente trabajo hacen David Tennant y, en especial, Michael Sheen como Crowley y Aziraphale respectivamente. Conocía de antemano a Tennant, pero Sheen siempre había pasado desapercibido para mí, y después de verlo como Aziraphale, lo empecé a ver en varias películas y me di cuenta de lo versátil que es, me impresiona su capacidad interpretativa, no creía que otro actor fuese a impactarme tanto desde que falleció Alan Rickman, que era mi actor favorito.

Otro elemento que me compró por completo es la banda sonora de la serie. Las piezas originales fueron compuestas por David Arnold y son espectaculares, todas con una instrumentación que juega con la dualidad de conceptos entre lo celestial y lo infernal. El tema de apertura es un vals en torno al que gira buena parte del resto de la musicalización, y al que han hecho versiones diferentes para los créditos de cada episodio. Otro punto alto es la música de la introducción del tercer capítulo (la parte previa a la secuencia de apertura, que no voy a hacer spoiler pero es mi parte favorita de la serie). Bueno, hay varias más, no podría mencionarlas todas y con algunos de sus títulos me arriesgo a spoilear eventos cruciales de la trama. Todo esto complementado con oportunas canciones de Queen (imaginen mi reacción, yo que soy fan de la banda), y algunas piezas de compositores clásicos como Franz Schubert, Thomas Tallis, Mozart… En fin, un deleite.

Quiero comentar que estoy escribiendo esta reseña mientras escucho la banda sonora de la serie, y como ya está por terminar, debería considerar darle un cierre a esto. Es difícil para mí dejar de hablar de Buenos presagios, porque desde que llegué a esta obra se convirtió en uno de mis intereses restringidos (de hecho he identificado en Aziraphale algunas de mis propias características como persona autista, pero de eso hablaré en otra entrada, como dije antes). Es probable que en el futuro escriba algún que otro artículo “satélite” de esta reseña, porque a nivel personal este libro y su adaptación me han impactado e incluso ayudado mucho más de lo que podría haber imaginado.

Como es evidente, recomiendo esta obra con todo el énfasis y euforia que me es posible. Llevo ya seis meses hablándole a todo mi entorno del tema, y no tiene pinta de que eso vaya a cambiar en el corto plazo. Por suerte tengo a los mejores amigos del mundo, que no solo la vienen piloteando bárbaro, sino que además me regalaron para mi cumpleaños el gusto de compartir con ellos una jornada maratónica en la que vimos toda la serie de corrido. Bueno, eso y algo más:

Regalo de cumpleaños
Prueba de que mis amigos saben cómo hacerme feliz

¿Leyeron el libro? ¿Vieron la serie? ¿Piensan hacerlo? Por mi parte estaré encantado de darles la bienvenida a esta historia a quienes aún no hayan tenido el placer de conocerla. Y si ya la conocen, siempre estoy más que dispuesto a intercambiar opiniones y memes. En esta reseña me he mordido la lengua para no hacer spoiler, pero en futuras entradas me detendré a analizar ciertos aspectos de esta obra que son de mi particular interés. ¡Hasta el próximo lunes!

~L. Tukić

4 comentarios

  1. ¡Hola Lihuén!
    Aún no leí este libro, pero conozco la pluma de Gaiman y Pratchett (el tío Terry le decimos con un amigo)
    De este libro y de la serie solo escucho buenos comentarios, así que también voy a tomar nota de tus buenas impresiones para poder leerlo próximamente.
    Me va a tocar rendirme porque el libro está imposible de conseguir en físico así que tocará adquirir el ebook y cuando el dolar se estabilice tendré que traerlo de EE.UU hasta acá. Pensé que con el furor de la serie iban a traerlo pero sigo acá, esperando en mi sillón como una boluda la respuesta de la editorial que tiene a ese libro.
    Tocará esperar o ver si lo consigo en alguna futura escapada fuera del país.
    Aunque tal vez me gane la tentación y lea el ebook.

    P.D: ¿leiste American Gods de Gaiman? ¿Viste la serie que hicieron en Amazon?
    Son de mis favoritos hasta este año.

    ¡Un abrazo y un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me pasó lo mismo respecto al libro de Buenos presagios, terminé leyendo el ebook porque no podía esperar a conseguirlo físico. De todos modos sigo queriendo tener el impreso en mi biblioteca jajaja.
      Después de leer este libro me propuse leer a cada autor por separado, y hace poquito terminé un libro de Terry que pronto tendrá reseña en este blog. Todavía no llegué a Gaiman. Me han comentado sobre American Gods, lo tendré en cuenta cuando mi lista de pendientes se reduzca un poco y vaya a elegir por qué libro empezar a conocer a Gaiman solo jaja. O veré si puedo ver la serie... ¡Gracias por la recomendación!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola Lihuén! Pah se nota que te añadió la historia y me pareció super interesante que encontrarás mejor la adaptación al libro.
    Es re cortita la serie, me imaginaba mil temporadas XD, pero si son sólo 6 me anima mucho más a verla y conocer qué puede salir de esa combo de autores.
    Muchas gracias por la reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      A mí también me pareció curioso porque fue la única vez que me ha pasado eso hasta ahora. Y sí, la serie es muy corta y muy recomendable, si la ves después comentame qué te pareció :)
      ¡Saludos!

      Eliminar