lunes, 20 de abril de 2020

[Lectura] “La chica danesa” —David Ebershoff

La chica danesa - David Ebershoff
Título: La chica danesa.
Título original: The Danish Girl.
Autor: David Ebershoff.
Publicación: 2000.
País: Estados Unidos.
Páginas: 352.
Géneros: Novela, histórica, drama.

«Einar sólo conseguía concentrar su atención en la seda que le cubría la piel como una venda. Sí, así le había parecido la primera vez: la seda era tan fina y móvil, que casi se diría gasa, una gasa empapada de bálsamo que le caía delicadamente sobre una piel enferma y la curaba. Incluso el apuro de estar en pie ante su mujer comenzó a dejar de preocuparle, porque la veía absorta en su pintura con una intensidad totalmente ajena a ella. Einar empezaba a sumirse en un vago mundo de sueños en el que el vestido de Anna podía pertenecer a cualquiera, incluso a él.»

El libro de la reseña de hoy es especial para mí porque fue con el que entré al #Clubdelectura.uy, allá por noviembre de 2017, cuando tocó el mes temático de historias basadas en hechos reales. En sí era un libro que ya tenía ganas de leer desde antes, tras haber visto la película homónima de 2015. En esta entrada me dedicaré más que nada a contarles mis impresiones sobre el libro, aunque incluiré algunos comentarios breves sobre la película.

La novela se basa en la vida de Lili Elbe, reconocida como la primera persona en someterse a una cirugía de reasignación de sexo. La historia comienza en Copenhague, Dinamarca, en 1925, cuando Lili aún era conocida como Einar Wegener y socializaba como un hombre. Greta, su esposa, también pintora, le pide el favor de que suplante a su modelo para un cuadro, un día que esta no puede acudir a la cita. Para ello, Lili debe posar con la ropa de esta modelo, y aunque al principio intenta negarse, termina haciéndolo y descubriendo en el camino algunas sensaciones que estaban muy enterradas en su ser.

A partir de esta escena, Lili comienza a utilizar este nombre para socializar en contadas ocasiones, alentada por su esposa, en las que se viste de un modo femenino y se hace pasar por “una prima de Einar”. Con ello, poco a poco vemos como las dudas sobre su propia identidad comienzan a surgirle mientras va descubriendo que se siente mucho mejor viviendo el género femenino.

La veremos entonces pasar por situaciones de euforia en las que disfruta la vida que no pudo permitirse antes, pero también tendrá que atravesar varias dificultades que constituirán los elementos más dramáticos de la historia. En una época en que la transgeneridad era un tema tabú, Lili hallará al principio grandes problemas para entender lo que le sucede, y pronto se encontrará con la resistencia de su tiempo, las terapias médicas de aversión, y la confusión de su propia esposa, que igual intenta apoyarla a pesar de todos sus miedos y dudas.

David Ebershoff
David Ebershoff

En su momento disfruté bastante la lectura de este libro. En algunos pasajes noté que la narrativa se tornaba un poquito tediosa, pero en mi caso no fue lo suficiente como para impedirme leer la novela completa en dos días. De hecho, destiné todo un fin de semana solo a leerla, y en ningún momento sentí la necesidad de despegarme de ella porque me causara aburrimiento. Tal vez, eso sí, mi nivel de interés decaía un poco cuando leía los capítulos que profundizaban en el personaje de Greta.

Hablando de Greta, creo que su trasfondo es lo que más se aleja de los hechos que inspiraron el libro, ya que la persona en quien se basa es Gerda Gottlieb, de origen danés al igual que Lili. En el libro, aparece como Greta Waud y proviene de Pasadena, California, al igual que el autor del libro. Todos los detalles sobre su pasado son un añadido ficticio, y en lo personal no lograron captar demasiado mi atención.

La historia de Lili, por otro lado, me había conmovido al ver la película, por ver reflejados momentos de mi propia vivencia como persona trans. Al leer la novela, encontré incluso más profundidad en la identificación con la protagonista, sobre todo con la forma en que va descubriendo su género, y su gran confusión inicial. La identificación de Lili con el género femenino va llegando en ráfagas, de forma progresiva, y eso incluye el recordar vivencias y sensaciones de su pasado que tal vez de forma subconsciente ella había tratado de ocultarse a sí misma. La negación es bastante común entre las personas trans que aún no han asumido su identidad de género, es algo que a mí me ha pasado también. Y la emoción y el miedo al descubrir esa euforia escondida, el deseo de explorarla y conquistarla, es algo en lo que me vi reflejado y me conmovió mucho.

También me conmovió todo el apoyo que recibió Lili, en especial de parte de su esposa, que sin comprender del todo, y llena de interrogantes, decide priorizar el demostrarle a Lili el profundo amor que profesa por ella, y apoyarla incondicionalmente. Además es Greta quien termina contactando a Lili con otras personas que la apoyarán muchísimo a lo largo de su transición de género. Las personas trans solemos tener miedo de perder a nuestros seres queridos al asumir nuestra identidad de género, por lo que esa demostración de apoyo y acompañamiento logró emocionarme. No obstante, todo sea dicho, la gran preocupación de Greta por Lili en ocasiones roza la sobreprotección y llega a tener un par de actitudes posesivas cuestionables.

Lili Elbe
Lili Elbe

En general, me identifiqué bastante con la forma en que el autor reflejó la confusión de identidad de Lili, porque como mencioné en mi entrada sobre mi transición de género, yo no tuve desde siempre la oportunidad de saber que mi identidad de género no era la que según los demás se suponía que debía ser, y no saber que mi sentir era válido me trajo muchos años de malestar y dudas. Es razonable que si toda la vida a uno le dicen que debe ser de una manera, y lo castigan si intenta llevar la contraria a eso, al final uno un poco termina creyéndolo y se vuelve muy difícil aceptar que no tiene por qué ser así. Y en el afán de buscar una explicación cuando no se tiene tanta información, uno termina creándose la narrativa que puede con las herramientas que tiene.

Sin embargo, me preocupa que, por momentos, lo que ocurre en la mente de Lili parece más bien narrado como si fuese un Trastorno de Identidad Disociativo (TID), que no es lo mismo que ser una persona trans y una cosa no implica la otra. Es decir, se nos presenta a Einar y a Lili como dos identidades o fragmentos disociados de su personalidad, incluso llegando a sugerir episodios de amnesia o falta de consciencia mutua sobre las acciones de la otra identidad. Errores de este tipo contribuyen a la desinformación, tanto sobre la transgeneridad como sobre los trastornos disociativos, por lo que me gustaría que el autor hubiese cuidado más este aspecto. Si les interesa saber más sobre el TID o sobre otros trastornos disociativos, les recomiendo el canal de YouTube de Long Soul System, una paciente de TID muy informada, que además está estudiando Psicología, y me parece la mejor manera de conocer de primera mano la experiencia de alguien que vive con esta condición.

Para ser un libro basado en hechos reales, tiene más componente ficticia que histórica. No recomendaría este libro para alguien que está buscando información sobre la transgeneridad. Tampoco lo recomendaría para quien busca leer por primera vez algo de ficción sobre el tema (en ese caso trataría de buscar algo escrito por alguien trans, y este libro no es el caso). Pero a pesar de los errores y ambigüedades conceptuales que encontré, me parece que el libro genera cierta empatía y conmueve, y esa es mejor forma de poner un tema sobre la mesa que desde el rechazo y el morbo. Lo recomiendo para quienes disfrutaron la película y quieren conocer el libro en que se basó.

Sobre la adaptación cinematográfica, tengo sentimientos encontrados. En general me emocionó bastante ver la película por lo mucho que me identificaba con el descubrimiento de Lili de su identidad de género. Me entusiasmaba también la idea de que mucha gente la viera y gracias a eso empatizaran con las personas trans. Pero, a pesar del papel brillante que hace Eddie Redmayne como Lili Elba, me indigna un poco el hecho de que hayan escogido a un actor hombre cis para interpretar a una mujer trans.

Las personas trans solemos tener grandes problemas para conseguir trabajo (por ejemplo, yo ya llevo cinco meses buscando empleo), nos enfrentamos a la discriminación y estigmatización en muchos ámbitos, y me dolió ver que ni siquiera encontraran en un personaje trans la excusa para contratar a una persona trans para interpretarla. A futuro, me gustaría que se tuviera en cuenta a las personas trans a la hora de retratar nuestras historias y vivencias. Tenemos voz propia, queremos ser escuchades. Y queremos trabajar.

Léan autores trans, y si quieren escribir historias sobre personas trans, háganlo en diálogo con nosotres. Contraten actores trans para interpretar personajes trans, o al menos actores del mismo género del personaje. Si no se estila que un hombre cis interprete a una mujer cis, ¿por qué sería diferente con una mujer trans? Es como poner a un actor blanco a interpretar a un personaje negro, así de absurdo lo veo. Visibilizarnos es el primer paso, pero aún estamos lejos de estar en igualdad de condiciones y derechos respecto a las personas cis. Queremos dejar de ser relegados.

~L. Tukić

1 comentario

  1. Excelente reseña, y mucha razón sobre todo en el final. Ojalá esas cosas empiecen a cambiar.

    En lo personal, no disfruté mucho de esta novela. Estoy entre la gente que se aburrió de lo descriptiva que es la prosa. Hasta leí en diagonal :( Tengo pendiente la peli.

    Un besote!

    ResponderEliminar